Fiesta de la Copacabana de Guarenas

Cada 21 de noviembre, durante la Fiesta de la Copacabana de Guarenas, la fe y devoción a Nuestra Señora de Copacabana se manifiesta con mayor esplendor. El pueblo se congrega para agradecer y honrar su protección.

Por cuatro siglos los guareneros hemos venerado a Nuestra Señora de Copacabana.

La evidencia escrita que se tiene de la fiesta patronal más antigua en Guarenas data del 28 de diciembre de 1664.

La Solemnidad de Nuestra Señora de Copacabana de Guarenas se mantuvo en ese día hasta el año 1700, cuando la Cofradía de la Copacabana la cambió al 21 de noviembre para hacerla coincidir con el aniversario de su constitución.

Además, a mediados del siglo XVIII, el Papa Benedicto XIV otorgó indulgencias y gracias espirituales a los miembros de la Cofradía de la Copacabana de Guarenas, ofreciendo jubileo a todos sus fieles e indulgencia plenaria para la remisión de todos los pecados.       

En la Guarenas de principios del siglo XX, sus pobladores asistían a diversas actividades de devoción y celebración por el día de su patrona.

Virgen de Copacabana de Guarenas, década de 1940.
Virgen de Copacabana de Guarenas, década de 1940.

Los guareneros participaban con alegría y devoción en los preparativos de estas fiestas. El ambiente de festividad trascendía más allá de lo religioso y se respiraba en las calles una mezcla de fe y tradición.

A inicios de noviembre, las mujeres ya disponían de su nuevo vestido mandado a coser especialmente para las fiestas patronales. Las más jóvenes llevarían hermosos vestidos blancos con impecables mantillas de encaje y alguna prenda o detalle en color azul, como símbolo de pureza y manto sagrado de la Virgen.

Por su parte, los hombres preparaban su mejor traje para la ocasión. El día de la fiesta lucirían una sobria corbata con inmejorable nudo, llevando sombrero para tan importante fecha.

Los guareneros de esa época sabían muy bien como expresar su alegría sin dejar de lado la solemnidad que la celebración mariana demandaba.

El 20 de noviembre, era destacable la comisión a caballo que recibía con honores en Mampote al Arzobispo que venía en comitiva desde Caracas, para luego ser recibido en la esquina de la Calzada de Guarenas por el párroco, asociaciones religiosas y personalidades de la población. Posteriormente se dirigían a la Casa Parroquial.

En horas de la tarde de ese mismo día, con una oración se daba apertura en la Iglesia a la Visita Pastoral del Arzobispo.

Semanario El Eco Guarenero, edición 34 del 21 de noviembre de 1913, dirigido por José Bernabé Urbina. En este fragmento del semanario se detallan los pormenores de las Fiestas Patronales de Guarenas de ese año.
Semanario El Eco Guarenero, edición 34 del 21 de noviembre de 1913, dirigido por José Bernabé Urbina. En este fragmento del semanario se detallan los pormenores de las Fiestas Patronales de Guarenas de ese año.

Guarenas fue testigo de las novenas en vísperas de sus fiestas patronales y de las ofrendas para su Gloriosa Madre. Entre los muchos eventos, estaba la entrega de las cintas milagrosas de la Virgen de Copacabana y la Primera Comunión de los niños.

Además, todos esperaban con emoción la tradicional calenda del 21 de noviembre, la cual muy temprano en la mañana recorría las calles del pueblo.

Banda Plaza de Guarenas, año 1944, integrada por el Maestro Manuel Silva (Director) y los músicos Heriberto Díaz, Héctor Acevedo, Pedro Augusto López, Teobaldo Crespo, Erasmo Clavo, Santiago Díaz, Chucho Silva, Luís Garmendia, Rómulo Salas y los hermanos Rafael, Jacobo y Dimas Silva.
Banda Plaza de Guarenas, año 1944, integrada por el Maestro Manuel Silva (Director) y los músicos Heriberto Díaz, Héctor Acevedo, Pedro Augusto López, Teobaldo Crespo, Erasmo Clavo, Santiago Díaz, Chucho Silva, Luís Garmendia, Rómulo Salas y los hermanos Rafael, Jacobo y Dimas Silva. Esta banda participó en muchas calendas de la Guarenas de antaño.

Más recientemente, todos acompañan a la comparsa de la burriquita al son de la música cañonera, en donde además no deja de asistir la Viejita de Guarenas.

Después de la calenda, se asistía a la misa oficiada a las ocho de la mañana. Más tarde, a las diez de la mañana, se concurría masivamente a la Santa Misa de Solemnidad, en donde el Arzobispo administraba el Sacramento de la Confirmación.

Era día de oración, de veneración, pero sobre todo era día de familia.

Con la llegada de la imagen estática, los guareneros adoptaron una nueva costumbre: Fotografiarse en la Plaza Bolívar el día de La Copacabana.

Así mismo, el reencuentro entre guareneros que no vivían en el pueblo era una de las actividades que se disfrutaba durante las fiestas patronales.

Para mediados del siglo XX, se realizaban dos procesiones solemnes que partían de la Iglesia de Nuestra Señora de Copacabana, hoy Catedral.

La primera salía el 21 de noviembre a las tres de la tarde, descendiendo por la Bajada de Los Almendrones de la calle Régulo Fránquiz hasta la calle Comercio. Luego doblaba en la calle Ayacucho para llegar a la Iglesia de La Candelaria. Continuaba su recorrido por la calle Urdaneta, doblaba en la calle Bermúdez para retornar por la calle Comercio y ascender por los Almendrones. Ya siendo de noche, la procesión hacía una circunvalación por las calles del Pueblo Arriba.

Procesión de la Virgen de Copacabana de Guarenas, calle Régulo Fránquiz, justo antes de descender por la Bajada de Los Almendrones, final década 1950.
Procesión de la Virgen de Copacabana de Guarenas, calle Régulo Fránquiz, justo antes de descender por la Bajada de Los Almendrones, final década 1950. Fotografía cortesía de Inírida Acuña.

En época reciente, a Nuestra Señora de Copacabana se le canta una serenata en la esquina del Totumo de la calle Urdaneta. Así mismo, llegando a la esquina de la calle Francisco R. García, es recibida y saludada por la Virgen de Fátima.

La segunda procesión se realizaba el 22 de noviembre a final de la tarde, cuando las jóvenes de la Cofradía Hijas de María conducían a la Virgen de Copacabana por las calles Régulo Fránquiz, Bolívar, Colón y Ambrosio Plaza del Pueblo Arriba, para luego regresar a la Iglesia.

Procesión de la Virgen de Copacabana de Guarenas durante las Fiestas Patronales del 21 de noviembre de 1955.
Procesión de la Virgen de Copacabana de Guarenas durante las Fiestas Patronales del 21 de noviembre de 1955. La procesión es acompañada por la Cofradía Hijas de María.

Durante la Fiesta de la Copacabana de Guarenas se disfrutaban tardes de toros, así como de una Plaza Bolívar bellamente ornamentada, en donde se escuchaba una emocionante retreta y se dejaba ver al final del día un maravilloso espectáculo de fuegos artificiales.

Así se disfrutaba la Fiesta de la Copacabana de Guarenas, entre la alegría de un pueblo devoto y fiel a sus tradiciones y los cambios que se iban sucediendo en el tiempo.

Hoy nos queda la memoria agradecida que nos recuerda el valor de nuestro gentilicio.


Video: Fiestas Patronales de Guarenas