Nuestra Señora de Copacabana

Hace 399 años, el 14 de febrero de 1621, fue fundada Guarenas como pueblo de reducción de indios bajo la doctrina católica y advocación a Nuestra Señora de Copacabana.

Cinco años después, en 1626, en encomienda de objetos litúrgicos para la iglesia del recién fundado pueblo, se recibió una estatuilla tallada en cedro, cuya procedencia siempre se ha atribuido al Alto Perú, hoy Bolivia. Desde 1640 se tiene evidencia de esta imagen en la Iglesia de Guarenas.

Imagen de Nuestra Señora de Copacabana con sus antiguas tinturas. Guarenas, década de 1970.
Imagen de Nuestra Señora de Copacabana con sus antiguas tinturas. Guarenas, década de 1970.

Desde hace 394 años los pobladores de Guarenas veneran esta imagen, entronizada en un bello ornamento por encima del altar mayor de la catedral consagrada a su nombre.

Imagen de Nuestra Señora de Copacabana. Reposa en un conjunto ornamental en Bronce elaborado por Conrado Vigni en 1958. En el altar mayor se observa el bajo relieve de "La Última Cena" en mármol de carrara del escultor Emilio Musso, año 1957.
Imagen de Nuestra Señora de Copacabana. Reposa en un conjunto ornamental en Bronce elaborado por Conrado Vigni en 1958. En el altar mayor se observa el bajo relieve de “La Última Cena” en mármol de carrara del escultor Emilio Musso, año 1957.
Marco y conjunto ornamental en Bronce de la Virgen de Copacabana. Elaborado por Conrado Vigni en el año 1957.
Marco y conjunto ornamental en Bronce de la Virgen de Copacabana. Elaborado por Conrado Vigni en el año 1957.

La veneración a Nuestra Señora de Copacabana era notoria en los habitantes de Caracas a inicios del siglo XVII, siendo aprobado su culto en el año 1607 por el Obispo Fray Antonio de Alcega, existiendo una imagen de la Virgen de Copacabana en la Ermita de San Pablo, la cual se extravió después de su demolición en 1870.

Fachada y campanario de la Ermita de San Pablo, construida en 1580. En este templo estuvo una imagen de la Virgen de Copacabana, la cual se extravió después de su demolición en 1880 por el Gobierno de Antonio Guzmán Blanco para construir el Teatro Municipal de Caracas.
Fachada y campanario de la Ermita de San Pablo, construida en 1580. En este templo estuvo una imagen de la Virgen de Copacabana, la cual se extravió después de su demolición en 1880 por el Gobierno de Antonio Guzmán Blanco para construir el Teatro Municipal de Caracas.

Para el año 1620, ya existían algunas haciendas en los valles ubicados al este de Petare, habiéndose extendido por igual el culto a la Virgen de Copacabana hacia estos predios, pues los hacendados se ampararon bajo la protección de esta advocación mariana, constituyéndola patrona del lugar. La Virgen de Copacabana era conocida en aquellos tiempos como la milagrosa de la lluvia, a la cual los caraqueños acudían y suplicaban en tiempos de sequía.

Haciendas en la Guarenas de 1921. En estos terrenos estarían "El Paraíso" (la famosa Vaquera) y el Pabelo.
Haciendas en la Guarenas de 1921. En estos terrenos estarían “El Paraíso” (la famosa Vaquera) y el Pabelo.

Su culto en Guarenas fue oficializado el mismo día de su fundación por el presbítero de Santiago de León y Vicario, Gabriel de Mendoza, quien fue el encargado de los asuntos eclesiásticos para erigir al pueblo bajo la devoción de Nuestra Señora de “Copacaguanas”.

Guarenas, década 1910. Al centro Iglesia La Candelaria y su plaza. Se observan las calles Urdaneta, Andrés Bello y Bermúdez. Al fondo en la montaña se ve la calle 5 de julio en el "Cerro Colorado". Del lado derecho, se observa la bajada Carabobo (calle Comercio), así como la bajada de Los Almendrones (calle Régulo Fránquiz)
Guarenas, década 1910. Al centro Iglesia La Candelaria y su plaza. Se observan las calles Urdaneta, Andrés Bello y Bermúdez. Al fondo en la montaña se ve la calle 5 de julio en el “Cerro Colorado”. Del lado derecho, se observa la bajada Carabobo (calle Comercio), así como la bajada de Los Almendrones (calle Régulo Fránquiz)

La imagen de Nuestra Señora de Copacabana es una pequeña talla en madera, muy menudita, de 16 centímetros de alto. Su figura la apreciamos de pie, con las manos cruzadas a la altura del pecho. Lleva grabado en su peana el año 1626, y descansa sobre un copón con una media luna horizontal. La cubre un limbo de color dorado que le otorga esplendor a su talla de cedro.

Por más de tres siglos su figura estuvo cubierta por distintos mantos de color azul, elaborados en tafetán, con alegorías de flores y perlas, así como bordados de hilo dorado.

Nuestra Señora de Copacabana, ataviada con manto de tafetán y su madera de cedro sin baño de oro. Guarenas, década de 1970.
Nuestra Señora de Copacabana, ataviada con manto de tafetán y su madera de cedro sin baño de oro. Guarenas, década de 1970.

Esta imagen es una de varias réplicas que se realizaron a finales del siglo XVI e inicios del siglo XVII, a partir de la talla original del artesano y descendiente inca Francisco Tito Yupanqui, la cual data de 1583 y que reposa en la Basílica de Copacabana en Bolivia.

Virgen Candelaria de Copacabana, tallada por el inca Francisco Tito Yupanki, entronizada en 1583 en la Basílica de Copacabana, Bolivia.
Virgen Candelaria de Copacabana, tallada por el inca Francisco Tito Yupanki, entronizada en 1583 en la Basílica de Copacabana, Bolivia.
Basílica de la Virgen de la Candelaria de Copacabana, ubicada en la ciudad de Copacabana, provincia de Manco Capac, Departamento de La Paz, Bolivia
Basílica de la Virgen de la Candelaria de Copacabana, ubicada en la ciudad de Copacabana, provincia de Manco Capac, Departamento de La Paz, Bolivia

La imagen de Nuestra Señora de Copacabana en la Catedral de Guarenas difiere en ciertos aspectos de la imagen original de Francisco Tito Yupanqui, ya que su tallado fue herencia de la interpretación mariana transmitida por diversos escultores de esta advocación.

Grabado de Nuestra Señora de Copacabana, año 1913.
Grabado de Nuestra Señora de Copacabana, año 1913.

Para la década de 1970, el cedro y los colores de la Virgen de Copacabana de Guarenas evidenciaban deterioro, en especial la cabeza y rostro de la Virgen. Por ello, el párroco Argentino Sabena ordenó su evaluación y restauración.

Imagen de Nuestra Señora de Copacabana. Detalle de daño natural en el rostro de la Virgen. Guarenas, década de 1970.
Imagen de Nuestra Señora de Copacabana. Detalle de daño natural en el rostro de la Virgen. Guarenas, década de 1970.

Entre otros aspectos, le fue recomendado al Padre Sabena retirar el manto de la veneranda, ya que los ácidos acético y fórmico usados en las tinturas de la tela dañaban paulatinamente la madera de la estatuilla.

Imagen de Nuestra Señora de Copacabana. Detalle de daño natural en la estatuilla de la Virgen. Guarenas, década de 1970.
Imagen de Nuestra Señora de Copacabana. Detalle de daño natural en la estatuilla de la Virgen. Guarenas, década de 1970.

En 1982, la imagen y peana fueron bañadas en oro, protegiendo a la madera de agentes externos. Y para evitar el deterioro que producen los rayos solares, a principios de la década de 1990 comenzó a salir en procesión una réplica de mayor tamaño.

Imagen de Nuestra Señora de Copacabana justo después de ser bañada en oro para preservar su madera. Se destaca la ausencia de la corona de la Virgen. Guarenas, año 1982.
Imagen de Nuestra Señora de Copacabana justo después de ser bañada en oro para preservar su madera. Se destaca la ausencia de la corona de la Virgen. Guarenas, año 1982.

Es la Virgen piadosa, cuyas cintas milagrosas avivan la fe de los devotos, porque reconocen en ellas un símbolo de virtud y protección ante enfermedades y angustias. Cintas milagrosas entregadas desde hace más de un siglo cuando Luisa González y su familia las ofrecían desde el ventanal de su casa, y cuyo poder de sanación ha traspasado fronteras.

Cinta Milagrosa de Nuestra Señora de Copacabana de Guarenas
Cinta Milagrosa de Nuestra Señora de Copacabana de Guarenas
Luisa González, año 1912. Junto a su familia hacía entrega de las cintas milagrosas de Nuestra Señora de Copacabana desde el ventanal de su casa.
Luisa González, año 1912. Junto a su familia hacía entrega de las cintas milagrosas de Nuestra Señora de Copacabana desde el ventanal de su casa.
Casa de Luisa González, año 2005. Desde ese ventanal, ella junto a su familia hacía entrega de las cintas milagrosas de Nuestra Señora de Copacabana.
Casa de Luisa González, año 2005. Desde ese ventanal, ella junto a su familia hacía entrega de las cintas milagrosas de Nuestra Señora de Copacabana.
Ventanal desde donde Luisa González y su familia hacían entrega de las cintas milagrosas de Nuestra Señora de Copacabana.
Ventanal desde donde Luisa González y su familia hacían entrega de las cintas milagrosas de Nuestra Señora de Copacabana.
Periódico "El Eco Guarenero", edición 34, 21 de noviembre de 1913, Guarenas. Las Cintas de Nuestra Patrona en Europa
Periódico “El Eco Guarenero”, edición 34, 21 de noviembre de 1913, Guarenas. Las Cintas de Nuestra Patrona en Europa

Por casi 4 siglos los guareneros han venerado a Nuestra Señora de Copacabana. Cada 21 de noviembre, coincidiendo con el aniversario de la Cofradía de la Copacabana, los guareneros asisten a las diversas actividades de devoción y celebración por el día de su patrona.

Imagen de Nuestra Señora de Copacabana, Guarenas, década de 1940
Imagen de Nuestra Señora de Copacabana, Guarenas, década de 1940

La Guarenas de antaño fue testigo de las “novenas” en vísperas de las fiestas patronales, de las ofrendas que sus hijos daban a su gloriosa madre, de la entrega de las cintas milagrosas, de la Comunión de los niños, de la visita pastoral encabezada por el arzobispo, de la administración del Sacramento de la Confirmación, de la colocación de la Veneranda, de la misa solemne celebrada en su honor y de su procesión por las calles del pueblo.

Procesión de la Virgen de Copacabana durante las Fiestas Patronales de Guarenas del 21 de noviembre de 1955
Procesión de la Virgen de Copacabana durante las Fiestas Patronales de Guarenas del 21 de noviembre de 1955

Los guareneros y visitantes de aquel otrora pueblo disfrutaban tardes de toros, así como de una Plaza Bolívar bellamente ornamentada, en donde se escuchaba una emocionante retreta y se dejaba ver al final del día un maravilloso espectáculo de fuegos artificiales.

Plaza Bolívar de Guarenas, año 1950
Plaza Bolívar de Guarenas, año 1950
Banda Plaza, Guarenas, año 1944
Banda Plaza, Guarenas, año 1944
Tarde de toros durante las fiestas patronales de Guarenas, década 1950
Tarde de toros durante las fiestas patronales de Guarenas, década 1950

Hoy 21 de noviembre, Campanario Urbano felicita a Guarenas por el día de su Patrona, Nuestra Señora de Copacabana.


Publicación relacionada: Cintas Milagrosas Virgen de Copacabana