La Vaquera de Guarenas

La Guarenas de antaño no solo basó su economía en la actividad agrícola. Si bien su base de producción económica estuvo conformada principalmente por la siembra y procesamiento de caña dulce, así como por importantes cosechas de café, la realidad es que Guarenas también albergó fincas dedicadas a la crianza de ganado bovino y porcino, tanto en La Vaquera de Guarenas, como en los alrededores de San Pedro.

Los registros fotográficos de la década de 1890 nos dejan ver que era cosa común que las familias de Guarenas criaran en los patios de sus casonas animales para la venta y consumo. Es así como se inició en Guarenas una discreta producción avícola, conformada por la cría de gallinas, patos y pavos.

Adentrados en el siglo XX, era igualmente natural que las familias guareneras criaran chivos, cerdos y vacas para su comercialización, uso y consumo.

Buey de tiro en una comparsa de la calle Real o Comercio de Guarenas, año 1908.
Buey usado como animal de tiro en una comparsa de la calle Real o Comercio de Guarenas, año 1908. Al fondo la esquina de la calle Bermúdez.

Particularmente, en la casa de mi niñez y juventud, mi madre Herminia Garmendia tenía un pequeño criadero avícola, con el cual sustentó parte de nuestra economía para aquella época.

La diversión del sábado podía comenzar con el pedido de mi madre para que yo fuera a comprar la pollarina. De regreso a nuestra casa ubicada en el sector La Candelaria, entrar al corral con aquella bolsa de papel marrón llena de pollarina era una cosa temible y al mismo tiempo emocionante para un niño, pues gallinas, patos y pavos comenzaban a perseguirme guiados por el alimento en la bolsa. Finalmente lograban rodearme, y yo entonces les colocaba la pollarina.

El cacareo de esas gallinas se escucharía hasta el año 1984 en el corral de nuestra casa, año en que mi madre dejó a un lado la crianza de aves que había mantenido por cuatro décadas.

Terrenos de la Guarenas de 1921, en donde décadas más tarde se establecerían los hatos ganaderos, la famosa Vaquera de Guarenas
Terrenos al oeste de la Guarenas de 1921, donde se establecieron las haciendas El Paraíso (la famosa Vaquera) y El Pabelo.

El paisaje de la zona oeste de aquella Guarenas de antaño nos dejó ver hatos dedicados a la crianza de ganado bovino. Para los muchachos de esa otrora Guarenas, era sendero obligado bajar por La Calzada, pasando por La Llanadita hasta llegar al río, cruzarlo y enfilar hasta los predios de la Hacienda El Paraíso. Ahí se podía ver un desfile de carretas rumbo al pueblo, cargadas con cántaros de leche recién ordeñada.

Esquina La Calzada, intersección de las calles José Félix Ribas y Régulo Fránquiz, Guarenas, Edo. Miranda, década 1980
Esquina de las calles José Félix Ribas y Régulo Fránquiz, muy cerca de La Calzada, de Guarenas, década 1980
La Llanadita de Guarenas en el año 1968, muy cerca del Río Guarenas y de la Vega El Paraíso, la famosa Vaquera de Guarenas
La Llanadita de Guarenas en el año 1968, muy cerca del Río Guarenas y de la Vega El Paraíso, la famosa Vaquera de Guarenas
Río Guarenas en el año 1977, muy cerca de la Vega El Paraíso, la famosa Vaquera de Guarenas
Río Guarenas en el año 1977, muy cerca de la Vega El Paraíso, la famosa Vaquera de Guarenas

Quizás algunos toros castrados de estas fincas terminaron siendo animales de tiro para el labrado de la tierra de las haciendas de caña dulce de Guarenas.

Estanislao García, agricultor de la Hacienda Maturín, Guarenas, Miranda, Venezuela, año 1942
Estanislao García, agricultor de la Hacienda Maturín, con una yunta de bueyes de tiro para el labrado de la tierra. Guarenas, Miranda, Venezuela, año 1942

Recuerdo un hato lechero ubicado al otro lado del Río Guarenas, frente a Borde Acequia. Esa zona me gustaba porque desde ahí se podían observar las montañas hacia el sur de Guarenas, así como la nueva torre del campanario de la Iglesia Nuestra Señora de La Copacabana, la cual había sido remodelada en 1959.

Hato Lechero en el sector La Guarita, Guarenas, año 1978. Muy cerca estaba la famosa Vaquera de Guarenas
Hato Lechero en el sector La Guarita, contiguo a la Hacienda El Pabelo, Guarenas, año 1978. Muy cerca estuvo la Hacienda El Paraíso, la famosa Vaquera de Guarenas

Este hato era propiedad del Dr. Donald Rivas y estaba contiguo a la Hacienda El Pabelo, propiedad del Sr. Tomás González, la cual fue una hacienda dedicada al cultivo de caña dulce.

Victor Manuel Quero González nos comenta datos interesantes. Los vaqueros originales del hato del Dr. Dona Rivas fueron los hermanos Hernández: Tomás, Gregorio, Rafael y Jesús. Ellos tenían tres hermanas: Hilda y Carmen, quienes eran solteras, y María que enviudó.

El hato tuvo siete potreros y unas quinientas vacas lecheras, cuya producción semanal era de mil litros de leche. También tuvo caballos pura sangre y cuarto de milla.

La Hacienda El Pabelo, que era más pequeña, limitaba con esta vaquera justo detrás de la empresa Salpa. A la Hacienda El Pabelo se accedía por La Guairita, mientras que a la vaquera del Dr. Rivas se entraba por la Zona Industrial Maturín.

Hato Lechero en el sector La Guarita, Guarenas, año 1978. Muy cerca estaba la Hacienda El Paraíso, la famosa Vaquera de Guarenas
Hato Lechero en el sector La Guarita, contiguo a la Hacienda El Pabelo, Guarenas, año 1978. Muy cerca estuvo la Hacienda El Paraíso, la famosa Vaquera de Guarenas

En La Guairita hubo otras dos vaqueras. Una de ellas era del Sr. Raúl, siendo la otra una pequeña vaquera.

Estas vaqueras del lado norte del río Guarenas, así como la empresa Salpa y parte de La Guairita, fueron expropiadas para dar paso a la autopista Gran Mariscal de Ayacucho. Por ello, el Sr. Rivas mudó su vaquera a Barlovento, fundándola con el nombre “La Chata”.

En la fotografía principal del año 1978, vemos al hato del Sr. Rivas en sus últimos años de operación. Al fondo se observa Borde Acequia y la Catedral Nuestra Señora de La Copacabana en el Pueblo Arriba.