Manifestación Estudiantil Pro Liceo

Y pasaron decenas de lunas… De aquel marzo de 1967, cuando en las primeras horas del día los 450 alumnos del Liceo Nacional Guarenas, haciendo gala de una demostración de auténtico civismo, marcharon desde la Urbanización Los Naranjos hasta el Concejo Municipal de Guarenas, protestando por las condiciones antipedagógicas de los locales donde funcionaba el Liceo, ubicado en la zona 4 de la Urbanización Los Naranjos.

La figura del líder se hizo presente, la consigna fue: “Ni un paso atrás” hasta tanto no se obtuviera la solución definitiva de la construcción de un edificio apto para el funcionamiento del Liceo.

La colectividad se mantuvo en pie de lucha para lograr el objetivo esperado. Esto era ocasionado por los momentos que vivía el Liceo Nacional Guarenas respecto a su crecimiento estudiantil. Lo que cobraba mayor fuerza era la necesidad de nuevas aulas para el próximo año escolar y las interrogantes no eran halagadoras para los jóvenes: ¿Estudiar en Caracas? ¿Desviar sus metas? ¿Afrontar la triste realidad de no seguir estudiando por carencia de medios económicos?

La lucha era por el futuro promisor de esta generosa tierra, con sus amados hijos y sus dignos huéspedes, los cuales se unieron al sentir de un pueblo, sus angustias y sufrimientos.

Felizmente, el Liceo Nacional Guarenas contó con su nueva sede en la entrada de la zona 1 de la Urbanización Los Naranjos, y fue fundado con el epónimo del gran músico guarenero Benito Canónico, siendo su primer director Juan Siso Díaz y el subdirector Juan José Pacheco; luego le sucedieron Dominga González, José Alvarado, Luisa de García, Luisa de Istúriz y Ángel León.