Monseñor Pío Bello Ricardo

Nacido en Guarenas el 5 de mayo de 1921, hijo de José María Bello González y Dilia Ricardo Eschell.

Inició sus estudios primarios bajo la tutela del Maestro Antonio María Piñate, para luego continuar en la capital de la República sus estudios de secundaria.

Egresado con el grado de Licenciado en Filosofía de la Universidad Javeriana de Bogotá. Se especializó en lenguas clásicas en el Instituto Sagrado Corazón de Jesús en Colombia en 1940. Realizó estudios teológicos en la Facultad Eclesiástica de San Francisco Javier en Burgos España. Se ordenó de Presbítero con formación Jesuita el 30 de julio de 1951 en la Basílica de Loyola en España.

Miembro fundador como secretario adjunto de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas en 1953. Director y Profesor de Filosofía del Colegio San Ignacio de Loyola. Fundador de la extensión de la Universidad Católica Andrés Bello y Director de la Escuela de Letras. En el año 1965 es designado Vicerrector. Posteriormente nombrado Rector de la Universidad Católica Andrés Bello, años 1969 a 1973. Cursa estudios de Teología y Moral en la Universidad Gregoriana de Roma.

Autor de varios libros, entre ellos “Bolívar y la Iglesia”, “Poliedro” (poemario), donde evoca el retorno a su terruño y a la casa grande de la Concepción (Hacienda Trapichito).

El 23 de mayo de 1977, el Papa Pablo VI lo nombró Obispo Titular de Tucca Terebentina (una Diócesis extinta) y Obispo Auxiliar de la Diócesis de los Teques. El 10 de julio de ese mismo año, es consagrado por el Cardenal Monseñor José Humberto Quintero, siendo los co-consagrantes Giovanni Mariani, Nuncio Apostólico y Juan José Bernal Ortiz, Arzobispo de la Diócesis de Los Teques. 

El 31 de enero 1981, el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de la Diócesis de los Teques, convirtiéndose en el primer Jesuita y primer mirandino en ocupar un cargo episcopal en el país.

En sus tareas eclesiásticas hizo una exhaustiva vida pastoral en todas las parroquias del Estado Miranda durante catorce años.

Por razones de salud se retira de sus funciones como obispo de Los Teques, siendo su renuncia aceptada por el Papa Juan Pablo II el 2 de diciembre de 1995.

Se le recuerda también por haber aprobado en una Pastoral que las apariciones en la Finca Betania son auténticas y tienen un carácter sobrenatural,  manifestando que en el lugar donde se evidenciaron las apariciones de la Virgen se debería crear un espacio sagrado, donde se rindiera culto, fuese centro de oraciones, reflexiones y peregrinaciones consagradas a María.

Pio Bello Ricardo, Obispo Emérito de la Diócesis de Los Teques, insigne guarenero, falleció el 27 de julio de 2003, a los 82 años de edad.