Día Internacional del Trabajador

En el Día Internacional del Trabajador, esta estampa de la calle Ayacucho de Guarenas me resulta pintoresca y a la vez me obliga, con el permiso de los lectores, a dar testimonio de vida de mi progenitor como hombre trabajador.

Para el año 1940, Manuel Antonio Muro y la señorita Herminia Garmendia mantienen un noviazgo, que con el paso del tiempo logra su objetivo: Contraer nupcias. Éstas se efectuaron por medio de las autoridades municipales y la Iglesia Católica. De esta unión procrean tres hijos: Pablo Marcial, Manuel Antonio y Carlos Manuel.

Manuel Antonio Muro era un hombre muy trabajador, y en una Guarenas agrícola emprendió el trabajo de carretero, transportando arena, piedra picada y otros materiales que vendía a la municipalidad.

Transcurre el tiempo cuando su amigo de nacionalidad árabe, de nombre Marduche Sumana, lo invita a cambiar de trabajo. Este gran amigo tuvo confianza en poner su valiosa y variada mercancía en las manos de Manuel Antonio, hecho del cual nunca se arrepintió, ya que Manuel Antonio supo sacarle provecho y cumplir con sus obligaciones. Así es cómo mi padre se convierte en el primer marchante de la Guarenas de antaño.

En su vida social demostró ser un hombre prudente, formal y respetable. Formó parte de la Junta Protemplo. En Semana Santa participaba en el corte del olivo, y como guarenero estuvo presente en todos los actos y festividades del pueblo.