La Guarenas de las Pulperías

En la Guarenas de antaño era cosa común que los patios de las casas tuvieran un corral de gallinas, así como todas las hierbas necesarias para la vida común del pueblerino.

El amanecer en mi casa era anunciado por el canto de los gallos, recibiéndose cada mañana con esa mezcla de inconfundibles olores.

Desde la óptica de mi infancia, para mí era como si mi mamá “adornaba” el patio de la casa con matas de sauco, malojillo, tua tua, toronjil y orégano orejón.

Ella cuidaba con esmero sus matas de riñón, mandarina, limón agrio, guanábana, aguacate, tapara, mango de hilacha, cereza criolla, lechosa, ciruela de huesito, martinica y toronja. Era todo un reto para mis hermanos y yo agarrar uva criolla enredada en los alambres.

Pero siempre hacía falta algún ingrediente para la cocina o algún implemento para la casa, por lo cual era necesario visitar a alguna de las pulperías del pueblo.

Estantería de pulpería de Guarenas, año 1903, en donde trabajaba el joven José María García, hermano de Josefa "Mimina" García.
Estantería de pulpería de Guarenas, año 1903, en donde trabajaba el joven José María García, hermano de Josefa «Mimina» García.

Las pulperías de Guarenas no solo eran un lugar para conseguir alimentos y enseres, eran también un sitio de encuentro.

En aquellas pulperías se narraba la historia del pueblo gracias a las tertulias en épocas de montoneras, cargadas de acontecimientos sociales, culturales y religiosos.

Las pulperías de Guarenas permitían el encuentro de todas las clases sociales, en donde se reunían de manera espontánea dueños de haciendas, capataces, peones, arrieros, comerciantes, encomenderos, cocineras y lavanderas.

Es por ello que los pulperos conocían todas las historias del pueblo y eran personas muy respetadas por los ciudadanos.

Las pulperías eran locales comerciales bien surtidos que proveían todo lo necesario para la vida en la Guarenas de antaño.

Estantería de pulpería de Guarenas, año 1903, en donde trabajaba el joven José María García, hermano de Josefa "Mimina" García.
Estantería de pulpería de Guarenas, año 1903, en donde trabajaba el joven José María García, hermano de Josefa «Mimina» García.

Para el desayuno podíamos pedir un real de queso y mantequilla casera servida en platillo.

En estas pulperías encontrábamos todo lo necesario para un sancocho: Pimentón, cilantro, ají, cebollín, ajo porro, plátano verde, ocumo, ñame, batata, mapuey, yuca y auyama.

Y si el antojo era de granos, tenían caraota, quinchoncho, lentejas y frijoles, los cuales los entregaban envueltos de una manera muy peculiar en papel de estraza.

Para las ensaladas siempre encontrábamos tomate, cebolla, pepino y lechuga.

Las pulperías de Guarenas también tenían todos los enseres para la casa: Pimpinas, sartenes, calderos, lámparas de kerosene, planchas, agujas de coser, rastrillo, telas, cuero, velas, carbón y mucho más.

Para los oficios propios de las haciendas de trapiche tenían un completo surtido de herramientas: Pico, pala, chícura, escardilla, mandarria, martillo, clavo, machete, mecate, entre otros.

Los encomenderos podían apertrecharse en estas pulperías, consiguiendo enjalmas, cinchas, cabestros, espuelas, gurruperas, estribos, heno y hasta sombreros pelo e’ guama. Nunca faltaba el cuarto de caña blanca.

Pulpería de Guarenas, año 1903, en donde trabajaba el joven José María García, hermano de Josefa "Mimina" García, quien tuvo que trabajar desde temprana edad luego de la muerte de su padre. Décadas más tarde abriría su propia pulpería en el sector El Desvío de Guatire.
Fotografía de 1903; vemos la pulpería en donde trabajó el joven José María García, hermano de Josefa “Mimina” García. Él tuvo que trabajar desde temprana edad luego de la muerte de su padre. Décadas más tarde abriría su propia pulpería en el sector El Desvío de Guatire.

Los muchachos de la época corríamos a las pulperías para disfrutar de frutas, así como dulces y bebidas refrescantes preparadas por familias del pueblo: Ponsigué, mamón, cambur, cortados de papelón, catalinas, pelota, almidoncitos, polvorosas, conservas de coco, manjar de maizena, gofio, majarete, aliados y guarapo de piña con papelón.

Para agarrar fuerzas no había nada mejor que un pedazo de queso con papelón y un carato de maíz. Y si el hambre era apremiante, nos decidíamos por unas arepitas de anís.

En las pulperías veíamos enormes sacos llenos de azúcar morena, café y maíz blanco triturado. De ahí sacaban y pesaban la mercadería en aquellas elegantes balanzas de dos platos, para luego envolver al momento el pedido hecho.

Balanza Década de 1900, utilizada en las pulperías de Guarenas.
Balanza Década de 1900, utilizada en las pulperías de Guarenas.

Era la época de la puya, la locha, el medio real y el real. Una compra de tres reales daba derecho a la ñapa, que podía ser un pellizco de papelón.

En la Llanada de Guarenas recordamos entre otras:

  • Pulpería y Abasto “La Reforma” del Señor Delfín Mendoza, en la calle Real o Comercio.
  • Pulpería de “Chaco” del Señor Luis Felipe Mendoza, en la calle Francisco R. García.
  • Pulpería “La Económica” del Señor Schneider.
  • Casa de Abasto “La Estrella de Oro” del Señor Rosendo Castillo, en la calle Páez.
  • Bodega del Señor Ramón Vásquez.
Abasto La Reforma, siendo atendido por su propietario el Señor Delfín Mendoza.
Abasto La Reforma, siendo atendido por su propietario el Señor Delfín Mendoza, ubicada en la calle Real o Comercio de La Llanada.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Reforma, de los señores Ramón Monzón y Delfín Mendoza, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Reforma, de los señores Ramón Monzón y Delfín Mendoza, año 1936. Ubicada en la calle Real o Comercio de La Llanada.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Económica, de F. Schneider, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Económica, de F. Schneider, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Casa de Abasto La Estrella de Oro, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Casa de Abasto La Estrella de Oro, año 1936. Propiedad del Señor Rosendo Castillo, ubicada en la calle Páez de La Llanada.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega del Señor Ramón Vásquez, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega del Señor Ramón Vásquez, año 1936.

Mientras que en el Pueblo Arriba encontrábamos:

  • Abasto “Copacabana” del Señor García Fuentes.
  • Pulpería “La Más Bella” en la calle José Félix Ribas, siendo primero una tienda de driles y otras telas propiedad del Señor Juan Crespo, para luego ser convertida en pulpería por el Señor Pedro Abelardo García Chapellín.
  • Pulpería de Sixto Rodríguez en la calle 5 de Julio.
  • Pulpería de Lorenzo Ramírez en la calle Régulo Fránquiz.
  • Pulpería de Rafael Pereira también en la calle Régulo Fránquiz.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Copacabana, de García Fuentes, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Copacabana, de García Fuentes, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Tienda La Más Bella, del Señor Juan Crespo, año 1936.
Pauta publicitaria, «La Más Bella», en la calle José Félix Ribas del Pueblo Arriba de Guarenas. Inicialmente una venta de telas y quincallería propiedad del Señor Juan Crespo, y posteriormente convertida en pulpería por el Señor Pedro Abelardo García Chapellín.

Las pulperías de nuestro pueblo comenzaron a desaparecer paulatinamente a partir de la década de 1960. El nuevo estilo de vida las rebautizó según su tamaño como bodegas y abastos, y hasta empezamos a conocer a los grandes supermercados.

En la fotografía principal de 1903, vemos la pulpería donde trabajó el joven José María García, hermano de Josefa “Mimina” García, quien tuvo que trabajar desde temprana edad luego de la muerte de su padre. Décadas más tarde abriría su propia pulpería en el sector El Desvío de Guatire.

Las pulperías aún se conservan en la memoria histórica de Guarenas.