Florencio Blanco Chacón

El 13 de febrero de 1920, en la Iglesia de Nuestra Señora de Copacabana de Guarenas, el padre Román Banaqués bendijo inter missarum solemnia el matrimonio del guarenero Dionisio Blanco y la petareña María Nicolasa Chacón Graterol. En los siguiente años la familia Blanco Chacón iría creciendo, naciendo sus hijos Jesús (1920), Anastasia (1922), Marcelino Erasmo (1923), María (1925) y Florencio (1935).

Y es al último de los hermanos a quien dedico esta nota, Florencio, nacido el 20 de octubre de 1935, un año muy particular para aquella Venezuela, que inició con la noticia del primer ascenso exitoso al pico Bolívar (5 de enero) y culminó con el anuncio de la muerte de Juan Vicente Gómez (17 de diciembre).

Fue bautizado por el pbro. Rafael Antonio García el 14 de agosto de 1936, siendo sus padrinos los esposos José del Carmen Chacón y María Rodríguez.

Florencio realizó sus estudios de primaria con los maestros Digna Torrealba, Luisa de Machado, Antonio María Piñate y Adolfo Gutiérrez.

A los 17 años de edad, manifestaba ampliamente su fe cristiana e inquietud por la vida sacerdotal. Es por ello que, en 1952 y con la orientación del maestro Piñate, ingresa al Seminario Interdiocesano de Caracas Santa Rosa de Lima, donde estudiaría humanidades, filosofía y teología.

El 2 de junio de 1963, es ordenado sacerdote en la Catedral de Caracas, por el arzobispo José Humberto Quintero.

El 16 de julio de 1963, ofició su primera Misa en la Iglesia de Nuestra Señora de Copacabana de Guarenas.

Inició su labor sacerdotal en las parroquias de San José y Simón Rodríguez. Posteriormente, entre 1965 y 1977, fue párroco de Macarao.

Su fe y ayuda a la comunidad la mantuvo durante toda su vida, siendo párroco de Santa Rosa de Lima en Quebrada Honda, desde 1977 hasta 1988.

El padre Florencio Blanco Chacón es parte de la memoria histórica de Guarenas.

Derechos reservados, Campanario Urbano