La Ficha en la Hacienda

La historia de un pueblo no solo se conoce a través de relatos y fotografías; también puede palparse a través de sus objetos. En el campo de la exonumia, hoy les muestro esta ficha de la Hacienda Izcaragua.

La fuerza de trabajo de las haciendas estuvo originalmente conformada por esclavos. En 1854, al ser abolida la esclavitud en Venezuela por el General José Gregorio Monagas, la fuerza laboral de las haciendas pasó a estar representada por peones. A partir de ese momento, los dueños de haciendas debían pagar un salario a sus jornaleros.

Es así como nace la ficha en la hacienda, la cual representaba valores fraccionados, o reales, del peso venezolano de 1858.

Ficha de la Hacienda Izcaragua de Guarenas, Anverso.
Ficha de la Hacienda Izcaragua de Guarenas, Anverso. Fue troquelada con un clavo para su inutilización

Las haciendas acuñaban sus propias fichas para pagar a sus peones, y solo tenían valor intercambiable dentro de la misma hacienda. Por ello, las fichas siempre estaban identificadas con el nombre de la hacienda emisora. Los peones utilizaban estas fichas para adquirir productos en la pulpería de la propia hacienda. Esto los limitaba en la adquisición de sus víveres, por lo cual algunas pulperías del pueblo aceptaban estas fichas, para luego tener el comerciante redención en moneda oficial por parte del dueño de la hacienda. De esa manera, las fichas siempre se mantenían o volvían a la hacienda.

Lamentablemente, esta ficha de medio real de la Hacienda Izcaragua (Iscaragua), carece de año de acuñación. Su valor en reales bien podría hacer alusión al Peso Venezolano emitido en 1858, ya que el Venezolano emitido en 1871 se dividía en centavos, mientras que el Bolívar emitido en 1879 por el gobierno de Antonio Guzmán Blanco se dividía en céntimos.

En todo caso, la ficha en la hacienda tuvo que ser redimida por moneda de curso legal, dejando de usarse en el año 1936 por decreto del gobierno de Eleazar López Contreras. Fue probablemente en ese año que se troqueló con un clavo en su parte superior, a fin de inutilizarla.


Publicación relacionada: Los Trapiches de Guarenas