Hacienda del Barbecho de Ribas en Guarenas

Antes que existiera la Hacienda del Barbecho de Ribas, la Guarenas colonial del siglo XVIII albergó una treintena de haciendas dedicadas al cultivo y procesamiento de la caña dulce, produciendo papelón, melcocha, melaza y aguardiente.

El Corregimiento de la Jurisdicción del Valle de Nuestra Señora de Copacabana de los Guarenas, estaba cubierto de una tierra fértil para la producción agrícola.

Antes de iniciarse la época republicana, estaban instaladas en Guarenas y a plena producción 39 haciendas de trapiche, tal como lo dejaron saber Don Juan Melchor Caraballo y el Capitán Don Pedro Joseph Díaz de Estrada en una misiva fechada el 9 de agosto de 1764.

En esta misiva, se detalla la producción de estas haciendas ubicadas al norte y este de Guarenas, así como las establecidas en el resto de la Jurisdicción.

Estas haciendas aprovechaban el curso del río Caucagua (hoy Guarenas), así como las quebradas Guacarapa, Ají o Seca, Iznapa, Cloris, Gueime, Guamacho, entre otras.

En esta misiva de 1764, se constata que aún no existía una hacienda que se ha mencionado en diversas ocasiones: Hacienda del Barbecho de Ribas.

A inicios del siglo XIX, ya existía una acequia que permitía regar con fines agrícolas la pradera norte de Guarenas con el agua fresca del río.

Es así como la extensión del borde norte de la Villa de Guarenas, paralela al río Caucagua, se convirtió en un valle de impresionante verdor, pudiendo ser aprovechado para la siembra de caña dulce.

Desde el hoy denominado sector Valle Verde de Guarenas hasta las inmediaciones del sector Borde Sequia, encontrábamos a la Hacienda del Barbecho de Ribas en una franja de seis hectáreas, cuyos tablones albergaban 270 toneladas de caña dulce.

Con el inicio del movimiento independentista en 1810 y el establecimiento de la Primera República, desaparece esta Jurisdicción y se establece el Cantón de Guarenas, comprendiendo los valles de Nuestra Señora de Copacabana, Santa Cruz de Pacairigua, Araguata (hoy Caucagua) y San Nicolás de Tolentino de Capaya.

Las haciendas ubicadas hacia los cerros norte y sur estaban de alguna manera alejadas del centro urbano, pero la Hacienda del Barbecho de Ribas estaba justo en el lindero norte del poblado y sobre el paso principal de Caracas hacia el oriente.

Es por ello que la Hacienda del Barbecho de Ribas fue testigo de la polvareda levantada por el éxodo de aquellos veinte mil caraqueños que, en medio de la barahúnda, acamparon en la ceiba de Guarenas en julio de 1814, cuando marchaban al oriente del país huyendo de Boves.

Este transitar intempestivo por los valles del Cantón de Guarenas generó tensión entre hacendados y esclavos. Los dueños de las haciendas mostraban gran preocupación, pues parecía inminente la sublevación de los esclavos en el Cantón de Guarenas, tal como había ocurrido entre 1811 y 1816 en los valles de Aragua y costa central, en donde casi tres mil esclavos se rebelaron contra la clase criolla dominante para unirse posteriormente a los ejércitos de José Tomás Boves y del Coronel Francisco Rosete.

Boletín del Archivo General de la Nación, enero a junio de 1948, número 142, tomo 36, Caracas, 1949. En este boletín se hace referencia a la Hacienda del Barbecho de Ribas en Guarenas en un asiento de gasto público de 1815, tomo 16, folio 164.
Boletín del Archivo General de la Nación, enero a junio de 1948, número 142, tomo 36, Caracas, 1949. En este boletín se hace referencia a la Hacienda del Barbecho de Ribas en Guarenas en un asiento de gasto público de 1815, tomo 16, folio 164.

Ante toda esta turbulencia generada por la causa independentista y sumado al temor de los hacendados en no poder demostrar su adhesión a la corona española, no es de extrañar que un año después del avance de Boves, Don Manuel Franco, dueño de la Hacienda del Barbecho de Ribas, pusiera en venta esta propiedad en 1815.

Así lo confirma una relación de gasto público de 1815, ubicado en el tomo 36 del Boletín 142 del Archivo General de la Nación publicado en 1949.

En este gasto público de 1815, se asienta en el folio 164 de su tomo 16 que Don Francisco de Cartagena, Asentista de los Reales Hospitales, pretende adquirir la Hacienda del Barbecho de Ribas en Guarenas, traspasando a Don Manuel Franco un monto que le adeuda la Real Hacienda por medicamentos suministrados.

“14.- Don Francisco de Cartagena, Asentista de los Reales Hospitales, solicita se le abonen 11.372 pesos, 7 reales, que le adeuda la Real Hacienda, por medicamentos suministrados en los años 1812, 13, 14 y el presente, que pretende traspasar o ceder a Don Manuel Franco para la compra de la hacienda del Barbecho de Ribas, en Guarenas – Caracas, 16 de agosto de 1815. – Folio 164.”

Agradecimientos al Archivo General de la Nación, Foro Libertador, Altagracia, Caracas.

Derechos reservados, Campanario Urbano