La Publicidad en la Guarenas de Antaño

Para hablar de la publicidad en la Guarenas de antaño, debemos señalar que en Venezuela este método de divulgación podría remontarse a los años iniciales de la lucha independentista, cuando en 1806 Francisco de Miranda hizo reproducir en una imprenta una proclama política y un llamado militar.

Posteriormente, el 24 de octubre de 1808, se daría el inicio a la prensa en Venezuela con la primera edición de la “Gazeta de Caracas” (renombrada a “Gaceta de Caracas” en febrero de 1815), la cual ofrecía un nuevo medio impreso para hacer publicidad de forma masiva.

Un siglo después, en la década de 1920, la publicidad impresa en Guarenas solía ser muy sobria, siendo al inicio simples notificaciones de particulares indicando su interés o necesidad en realizar alguna transacción comercial, como por ejemplo ofreciendo en venta una casa o solicitando la disponibilidad de algún terreno para su compra.

Para el 23 de mayo de 1926 nacería en Venezuela un nuevo medio de información y divulgación, con la primera transmisión radial de AYRE AM. Y casi tres décadas después, en el año 1952 llegaría la televisión con la primera emisión al aire de Televisora Nacional.

Sin embargo, la Guarenas de antaño siguió conservando por muchos años los medios publicitarios impresos tradicionales, conformados por carteles fijados en las paredes de las casonas y comercios. A inicios de la década de 1930, con la electrificación de Guarenas, ya había suficientes postes de alumbrado público, los cuales se convirtieron en un nuevo vehículo publicitario, a los cuales colocaban atriles de madera para pegar en ellos los carteles publicitarios.

Marco para carteles publicitarios en la pared de la Botica Copacabana, Guarenas, año 1916.
Marco para carteles publicitarios en la pared de la Botica Copacabana, calle Comercio de Guarenas, año 1916.
Marcos para carteles publicitarios, Tienda La Moderna, esquina de las calles Comercio y El Parque, Guarenas, Año 1938.
Marcos para carteles publicitarios en la pared de Tienda La Moderna, esquina de las calles Comercio y El Parque, Guarenas, Año 1938.

También se usaba la impresión de volantes que pasaban de mano en mano. Estos volantes eran muy tomados en cuenta por los pueblerinos. En realidad, no recuerdo de niño haber visto nunca uno de estos papelitos desechados en las calles o aceras; la Guarenas de antaño era muy limpia.

A mediados de la década de 1930, el comercio creciente en el pueblo de Guarenas dejaría ver en la prensa local publicidades más románticas y elocuentes, muy orientadas a la oferta de productos y servicios.

La publicidad en la Guarenas de antaño es un retrato de ese otrora pueblo, de sus personajes y la forma de vida en aquellos años. Estas pautas publicitarias nos dejan ver que la Guarenas del primer tercio del siglo XX parecía estática, pero en realidad albergaba una dinámica actividad comercial.

Vamos a dar un paseo en el tiempo, visitando a la Guarenas de 1936, recorriendo la calle Régulo Fránquiz en el Pueblo Arriba, así como la calle Real en la Llanada. Nos encontraremos con una variedad de comercios ofreciendo sus productos y servicios, cuyas publicidades de seguro nos convencerán a comprar algún artículo o servicio.

Los víveres más frescos y las bebidas más heladas podremos adquirirlos en la Bodega “La Copacabana” del Señor García Fuentes, ubicada en el Pueblo Arriba.

Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Copacabana, de García Fuentes, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Copacabana, de García Fuentes, año 1936.

Y si de ahorro se trata, no hay mejor caja de ahorro que la Bodega “La Económica” de F. Schneider, además con reparto a domicilio. Solo es cuestión de hacer nuestro pedido por el teléfono número 2.

Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Económica, de F. Schneider, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Económica, de F. Schneider, año 1936.

En La Llanada, en la esquina de la calle Real con calle Dr. Francisco R. García, haremos una parada obligatoria para comprar un carato en la famosa Bodega “La Reforma” atendida por el Señor Delfín Mendoza. Al fondo podremos revisar algunos periódicos mientras el Señor Mendoza nos ubica un artículo de ferretería.

Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Reforma, de los señores Ramón Monzón y Delfín Mendoza, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega La Reforma, de los señores Ramón Monzón y Delfín Mendoza, año 1936.

Y ya que estamos en La Llanada de Guarenas, vamos a pasar por la bodega del Señor Ramón Vásquez. Una vez que compremos ahí, siempre querremos regresar por su amable atención.

Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega del Señor Ramón Vásquez, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bodega del Señor Ramón Vásquez, año 1936.

Y por supuesto, no vamos a dejar de pasar por Tienda “La Más Bella” del Señor Juan Crespo. con los precios más bajos en telas de todo tipo.

Pauta publicitaria en Guarenas, Tienda La Más Bella, del Señor Juan Crespo, año 1936.
Volante publicitario de Guarenas, Tienda La Más Bella, del Señor Juan Crespo, año 1936.

Vayamos a la Casa de Abasto “La Estrella de Oro”, donde seguramente nos interesará comprar algo, con calidad garantizada. Pero antes llamemos al teléfono 10 para ver si están abiertos al público.

Pauta publicitaria en Guarenas, Casa de Abasto La Estrella de Oro, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Casa de Abasto La Estrella de Oro, año 1936.

Para el almuerzo, vamos a comprar pan recién salido del horno. Así que vayamos a la Panadería “El Volcán” del Señor Ricardo Vegas. Esta es la panadería que elabora el mejor pan del pueblo de Guarenas.

Pauta publicitaria en Guarenas, Panadería El Volcán, del Señor Ricardo Vegas, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Panadería El Volcán, del Señor Ricardo Vegas, año 1936.

Y si alguno necesita vestir de manera elegante, tal como se hace en la Guarenas de antaño, entonces debe visitar la Sastrería del Señor Heriberto Pereira, quien hace trajes a la medida.

Pauta publicitaria en Guarenas, Sastrería del Señor Heriberto Pereira, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Sastrería del Señor Heriberto Pereira, año 1936.

Guarenas se va modernizando, así que para mover nuestros enseres y productos agrícolas, tenemos una alternativa muy diferente a los burros de carga. Así que solo debemos contactar a “Trasporte Avendaño”, quien pone a disposición su nuevo y equipado camión Chevrolet 36.

Pauta publicitaria en Guarenas, Transporte Avendaño, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Transporte Avendaño, año 1936.

Y cuando tengamos hambre, no lo pensemos tanto, y vayamos al Bar y Restaurant “El Mantecón”. Es el mejor sitio de Guarenas para comer bien y beber mejor.

Pauta publicitaria en Guarenas, Bar Restaurant El Mantecón, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Bar Restaurant El Mantecón, año 1936.

Luego de este recorrido, si piensan ir en la noche al pueblo vecino de Guatire, quizás quieran tomar nota de esta publicidad en prensa local guarenera. Se trata del “American Bar de Guatire”, atendido por su dueño el Señor Juan Ortega Santana. Ahí encontrarán distintas marcas en bebidas alcohólicas.

Pauta publicitaria en Guarenas, American Bar Guatire, de Juan Ortega Santana, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, American Bar Guatire, de Juan Ortega Santana, año 1936.

Cuando sea de noche, quizás algunos prefieran ir al Botiquín “El Placer”, del Señor Horacio Ponte, quien dice estar provisto de todos los artículos que se relacionan con el ramo.

Pauta publicitaria en Guarenas, Botiquín El Placer, de Horacio Ponte, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Botiquín El Placer, de Horacio Ponte, año 1936.

Los guareneros somos muy tomados en cuenta por el comercio caraqueño. Es por ello que la “Panadería de Salvador de León” de los señores Tomás y Alberto Acuña, nos ofrecen en prensa local guarenera sus productos de alta calidad. Tomemos nota de su número telefónico en Caracas, ya que es mucho más largo: 7798.

Pauta publicitaria en Guarenas, Panadería de Salvador de León en Caracas, de Tomás y Alberto Acuña, año 1936.
Pauta publicitaria en Guarenas, Panadería de Salvador de León en Caracas, de Tomás y Alberto Acuña, año 1936.

La publicidad en la Guarenas de antaño fue expresión viva de la actividad comercial que existió en nuestro pueblo agrícola.