Colegio Parroquial Jesús María Marrero

El veintiuno de noviembre de 1957, durante la celebración de las fiestas patronales de Guarenas, se inauguró la obra arquitectónica del interior de la Iglesia Nuestra Señora de Copacabana, la cual había sido remodelada a través de un proyecto de tres años que adelantó la Junta Pro Templo.

Ese mismo día, concluida la santa misa, la población partió desde el Pueblo Arriba caminando por la bajada de Los Almendrones, hasta llegar a la calle Arismendi.

Ahí, en un terreno donado a la parroquia por el benefactor Jesús María Marrero, la población presenció la ceremonia de colocación de la piedra fundacional del edificio del colegio parroquial. La bendición fue dada por el Arzobispo de Caracas Monseñor Rafael Ignacio Arias Blanco (La Guaira, 18 de febrero de 1906 – Barcelona , 30 de septiembre de 1959).

Colegio Parroquial Jesús María Marrero, construcción del edificio, año 1959
Colegio Parroquial Jesús María Marrero, construcción del edificio, año 1959

Sobre nuestra bella tierra venezolana se daban los últimos toques de libertad, la cual sería alcanzada un par de meses después con la caída de la dictadura y el restablecimiento de la vida democrática. Esos tiempos complicados para el país no amainaron el ánimo de la Junta Pro Templo y los pobladores de Guarenas, quienes desde 1954 se habían propuesto remodelar el templo y construir el colegio parroquial.

Ya en 1958 el colegio parroquial impartía clases regulares a los tres primeros grados de la escuela primaria. Esta tarea fue encomendada a las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret.

La construcción paulatina del edificio del Colegio Parroquial fue de la mano con la transformación de una Guarenas agrícola hacia una Guarenas industrial.

Colegio Parroquial Jesús María Marrero, año 1961
Colegio Parroquial Jesús María Marrero, año 1961

En las fotos que acompañan esta publicación, podemos ver la construcción del edificio del Colegio Parroquial Jesús María Marrero, y al mismo tiempo apreciamos al fondo los pastizales que conformarían más tarde la Zona Industrial de Guarenas. Incluso se observa al pie de la montaña el torreón de la Hacienda Maturín. También reconocemos los espacios donde se asentaría más tarde la Urbanización 27 de Febrero (anteriormente Urbanización Doña Menca de Leoni).


Video: Colegio Parroquial Jesús María Marrero, año 1964