Sábado de Gloria

Durante el Sábado de Gloria, el cristiano espera junto al sepulcro confiando en la promesa de la Resurrección, meditando la Pasión y muerte de Jesucristo.

Este día no hay celebración; los templos se mantienen cerrados la mayor parte del día y sus altares sin manteles.

El Sábado de Gloria es un día de silencio y reflexión junto a la imagen de la Virgen María Dolorosa.

Elevemos una plegaria a nuestra Madre María, quien aguarda en silencio y oración junto al sepulcro de su hijo el milagro de la Resurrección.

Llevemos a sus pies la súplica por tantos enfermos que sufren la pandemia en este momento y pongamos en su presencia al personal de salud de nuestra comunidad que lucha incansablemente.

María Madre Dolorosa que sufres el dolor por la pérdida de tu amado hijo, consuela a aquellos que han perdido a un familiar en este momento; dale a sus almas el consuelo y la paz; que encuentren a tu lado la esperanza y la confianza en la Resurrección.

Imagen de La Dolorosa de Guarenas, década de 1950.